Archivo de la categoría: Dia De La Tierra

Día de la Tierra: 10 datos fascinantes sobre nuestro planeta

_111874460_gettyimages-1162834347-1

Cada 22 de abril se celebra el Día Internacional de la Tierra y este año es si cabe más especial, pues la conmemoración cumple medio siglo.

La fecha elegida por la ONU para honrar a nuestro planeta recuerda los eventos del 22 de abril de 1970, cuando 20 millones de personas salieron a las calles de las principales ciudades de Estados Unidos para protestar por el daño que la actividad humana le estaba causando en el medioambiente.

Con ocasión del Día de la Tierra, hacemos un repaso de algunos datos fascinantes sobre el planeta al que llamamos nuestro hogar.

1. La Tierra no es una esfera perfecta

Habitualmente se representa a nuestro planeta como una esfera perfecta, pero esa no es su forma precisa. La Tierra está achatada en los polos, por lo que su forma se asemeja más a un esferoide oblato.

Como sucede en otros planetas, el efecto de la gravitación y de la fuerza centrífuga producida por la rotación sobre su eje genera el aplanamiento polar y el ensanchamiento ecuatorial. Así, el diámetro de la Tierra en el ecuador es unos 43 kilómetros mayor que el diámetro de un polo a otro.

_111874349_gettyimages-496525548

2. El agua cubre más del 70% de la Tierra

En la Tierra, el agua se encuentra en estado sólido, líquido y gaseoso.

Además, cubre las tres cuartas partes de la superficie terrestre en forma de pantanos, lagos, ríos, mares y océanos.

Estos últimos contienen alrededor del 97% de toda el agua del planeta.

oceano-artico-350x233

3. La frontera entre la Tierra y el espacio está a 100 kilómetros de altitud

Se considera que la frontera entre la atmósfera y el espacio es llamada Línea de Kármán, que está a 100 km sobre el nivel del mar.

El 75% de masa atmosférica se encuentra en los primeros 11 km de altura desde la superficie del mar.

dt3

Sigue leyendo

Un planeta en cuidados intensivos

La destrucción de ecosistemas, el cambio climático y el tráfico de especies componen el cóctel que está haciendo aumentar el riesgo de pandemias.

Este es el diagnóstico común que hacen las organizaciones conservacionistas y ecologistas en el 50 aniversario del Día de la Tierra, que por primera vez se celebró en 1970 en Washington yen otras ciudades, antes se que se generalizara como la gran fiesta en favor de planeta.

contaminacion-bosques

Es una valoración coincidente.

Estos tres factores están socavando los cimientos del actual modelo de desarrollo, que requiere bases firmes y raíces más consolidadas para lograr actitudes y políticas más respetuosas con el capital natural: la naturaleza.

La caza furtiva y la venta de chimpancés como alimento dio origen al SIDA.

La deforestación del Amazonas provoca un aumento de mosquitos, debido a la mayor exposición a la luz solar y a la humedad en las zonas recién deforestadas, lo que favorece la expansión de la malaria…

Y ahora un virus que nació presumiblemente en un murciélago, y dio el salto a un pangolín, pone en jaque a media humanidad y cerca una población confinada en sus casas.

Numerosos científicos coinciden en que la pérdida de biodiversidad implica en la mayoría de los casos un aumento en el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas.

El 60 % de las enfermedades infecciosas humanas registradas son zoonóticas, y el 75 % de las enfermedades infecciosas nuevas o emergentes también tienen origen animal.

img_jelcacho_20191002-173510_imagenes_lv_terceros_biodiversidad_4_7_778554080-k1l--656x419@LaVanguardia-Web

Los grupos conservacionistas, verdaderos protagonistas de esta celebración, están haciendo llamamientos para detener la propagación del virus y actuar preventivamente parar la sangría humana que causa el coronavirus.

Otras epidemias de hace unos años, como el SARS, el MERS y el Ébola, también han sido provocadas por proceso similares.

WWF recuerda que la pérdida de biodiversidad facilita la transmisión y propagación de patógenos potencialmente peligrosos para los humanos. “Tener ecosistemas sanos en nuestro mejor antivirus”, afirma Luis Suárez, coordinador de Conservación de WWF.

La organización insiste que, cuando se destruye un ecosistema, se alteran las complejas cadenas que existen entre las distintas especies de animales y que mantienen a los patógenos controlados, lo que hace aumentar el riesgo de contagio a los seres humanos.

“Por tanto, debemos cambiar nuestro modelo de consumo y producción para asegurar uno más equilibrado y sostenible”, dice Suárez.

Deshielo-Artico

Este especialista añade que, entre los otros factores que incrementan el riesgo de pandemias, se encuentra la destrucción de bosques debido a las talas, la minería, la construcción de carreteras y el aumento de la población.

Todo ello hace que las personas entren en contacto con especies con las que nunca antes habían tenido relación directa alguna. Por tanto, se incrementa la posibilidad de contagio de las enfermedades que los animales puedan albergar.

Según WWF, la agricultura y las ganadería intensivas son las responsables de la degradación de un tercio de la superficie del planeta: “destruyen hábitats, reducen la biodiversidad y aumentan la probabilidad de zoonosis”.

Un segundo motivo de la jornada se centra en el cambio climático, gran amplificador de los factores descritos, pues el calor provoca que algunos vectores de los virus y bacterias como, por ejemplo, mosquitos o garrapatas, lleguen a latitudes donde antes no estaban presentes. Sigue leyendo

Día de la Tierra: por qué se celebra y dónde empezó

El Día de la tierra tiene sus inicios teóricos desde la década de los años 60 cuando se empezaron a escuchar las primeras pequeñas manifestaciones sobre los problemas ambientales dirigidas por el senador de Wisconsin, Gaylord Nelson. En 1966 el senador trato de organizar una protesta a favor del medio ambiente tomando como ejemplos las protestas en contra de la guerra de Vietnam pero no logro su cometido.

earth_day.denver_0

Pero no fue hasta el 22 de abril de 1970 que la presidenta de la Organización del Día de la Tierra, Kathleen Rogers llamará a una manifestación pasiva que logró alcanzar a casi 2 millones de personas dentro de Estados Unidos solo ese día. En la actualidad este día es celebrado en más de 180 países luchan por la protección del medio ambiente y reducción de las emisiones de CO2 en la atmósfera terrestre. Sigue leyendo

DÍA DE LA TIERRA: 7 PECADOS CAPITALES PARA EL MEDIO AMBIENTE

1. LOS MALOS HUMOS

El fumar mata, todos lo sabemos, pero además contamina la atmósfera, el agua y la tierra. El humo del tabaco va a parar a ese aire que respiramos, pero cada vez tiene más sustancias tóxicas para nuestro organismo, en parte por el humo de los fumadores, y eso que con las nuevas leyes que prohíben fumar en lugares públicos, a hecho descender su consumo, según opinan algunos. Pero las colillas, no suelen encontrarse en las papeleras, sino en el suelo. Muchas de ellas terminan en las alcantarillas y van directamente a nuestros ríos, y luego al mar. Unos diez años tarda en desaparecer una colilla, por desgracia, lleva un filtro de acetato de celulosa, culpable de su lenta desintegración. De cualquier forma, su rico contenido en arsénico, cadmio o plomo, los innombrables metales pesados, hace que la polución se extienda casi por cualquier parte.

industrias

El resto de malos humos provenientes de los transportes o de la industria completan el panorama. De ahí la importancia de cambiar nuestros hábitos de consumo, hacia una compra más sostenible; y dejar el coche apartado en casa, para usar el transporte público siempre que sea posible, o adquirir vehículos que no contaminen más nuestra atmósfera, como los eléctricos o los híbridos. Los diésel deberían de tener un gravamen exclusivo por emitir partículas altamente contaminantes.

2. LOS HERBICIDAS, PLAGUICIDAS O PESTICIDAS TÓXICOS

Muchos de ellos son particularmente venenosos para los seres vivos, pero algunos aunque están permitidos, se sabe según diversas investigaciones científicas, que en concentraciones bajas y con una exposición prolongada, pueden ser dañinos. La Humanidad está creciendo de forma alarmante, eso constituye la principal razón de obtener comida rápida y barata para poder abastecer a tal cantidad de personas. El uso de estos plaguicidas industriales afecta de manera muy negativa al medio ambiente (aire, tierra, agua) y a la salud de todos los seres vivos.

fumigar

3. LA DEFORESTACIÓN HUMANA

Los principales bosques del planeta están desapareciendo a marchas forzadas, la Amazonia y la taiga constituyen los verdaderos pulmones del planeta, y su extinción ya parece tener fecha si nadie lo remedia. La deforestación humana es la causante de tal desastre medioambiental. El cultivo de la tierra para especies más lucrativas con las que generar alimentos, está haciendo que una gran variedad de árboles nunca más vuelvan a existir. Ese sacrificio está constituyendo nuestra hegemonía como Humanidad, pero nuestro declive como seres vivos, ya que nosotros mismos estamos cavando nuestra propia tumba, a la par de la del resto de especies.

deforestacin-en-brasil

4. EL TRÁFICO DE ESPECIES

El ser humano siempre ha querido acompañarse de mascotas para que le hiciesen la vida más agradable. Desde tiempos remotos, los animales y las plantas han sido una compañía indiscutible, pero en pleno siglo XXI,esta historia ha dejado de ser una convivencia en armonía para convertirse en un rentable negocio, del que solo se conoce “la punta del iceberg”. Nuestro egocentrismo ha llegado a límites insospechados y cualquier especie que exista en la faz de la tierra es susceptible de ser comprada por alguien para rellenar algún hueco de su “hogar”. Esta compra-venta genera pingües beneficios, a mafias que se encargan de los trabajos más sucios. Sí, puede ser que tu precioso reptil, o tu perro de raza pura, provenga de este tráfico. Y lo peor es que muchas de esas especies han sucumbido por el camino.

5. EL CONSUMO DESENFRENADO

La Humanidad debería replantearse qué es lo necesario para vivir, nuestro estilo de vida impone unos hábitos de consumo salvajes e insostenibles, que impiden la desaceleración para poder proteger el medio ambiente. Si seguimos así, para el año 2050 se estima que crezca la población en unos 2.300 millones de habitantes, un número que posiblemente repercuta negativamente en el cuidado de nuestro entorno, a no ser que cambiemos de mentalidad hasta esa fecha.

consumo

Los diferentes tipos de industrias no están por la labor de apaciguar ese consumo, un planteamiento vital que tendría que estar promovido por los propios gobiernos, ya que repercute en la salud de los propios ciudadanos, la economía y en el medio ambiente. Una buena manera de que todos estén a favor de ese cambio necesario, sería incentivar el uso de recursos sostenibles, el paso hacía una economía circular que no está basada en la creación de nuevos productos, exceptuando casos puntuales, sino en la reutilización y la reparación para adaptarse a este nuevo paradigma.

6. EL USO DE COMBUSTIBLES FÓSILES

Nuestros recursos naturales van acabándose, y ya no hay retorno. Nuestras políticas deberían estar orientadas desde este mismo momento al uso de energías limpias, alternativas y renovables. El carbón, el gas natural o el petróleo se agotan (está por ver hasta que año) y todavía no tenemos sustitutivos para todas las facetas en las que están inmiscuidos. Es urgente crear de forma categórica y estándar, otras opciones; pero para ello se debería invertir en investigación y desarrollo, fomentando otro tipo de tecnología que ayude a combatir el grave problema al que nos enfrentamos. Más bien poco se está dedicando, y lo peor es que no tenemos tiempo, ya ha empezado la cuenta atrás.

petrleo

7. ACIDIFICACIÓN DE  LOS OCÉANOS, SOBREPESCA Y DESHIELO DE LOS POLOS

Tres acciones que repercuten en la calidad de nuestras aguas. Sí, esas con las que bebemos, nos bañamos, cocinamos, y de las que sacamos alimentos. La cantidad de productos tóxicos que terminan yendo a parar a nuestros océanos es inverosímil, en cantidad y en peligrosidad. Nuestras aguas ya poco tienen de limpias y cristalinas; los científicos y oceanógrafos ya han constatado ese declive, esa acidificación que está cambiando los ecosistemas marinos, alterando los ciclos naturales, las especies de sitio y matando aquel que no logra adaptarse. Supervivencia pura y dura.

 Deshielo-Artico

El deshielo de los polos además de hacer desaparecer el hábitat de otras especies, como el oso polar, está aumentando el nivel del mar y puede que para el próximo siglo numerosas localidades ya no existan. Por casualidad, lo he verificado en el pueblo en el que he pasado esta Semana Santa, en Alcossebre (Castellón). Allí el mar se encontraba a varios kilómetros de distancia en el siglo pasado, los vecinos octogenarios y nonagenarios lo recuerdan. Increíble, pero cierto.

Fuente: http://www.concienciaeco.com/2016/04/19/dia-de-la-tierra-2016-7-pecados-capitales-para-el-medio-ambiente/